Imagen: IMDB
Por Farina Rodríguez

The Principal: La búsqueda de los héroes comunes

 

Matt Bashir surge como el héroe ficticio de un producto todavía más fantástico, pero que no se malentienda; el carácter fantástico de la serie australiana The Principal, miniserie con sólo una temporada actualmente activa en la plataforma Netflix, no se traduce a través de las vicisitudes que enfrenta una “escuela problema” ante una comunidad compleja, estas acciones son, de hecho, más realistas de lo que nos gusta admitir y las impresiones más incómodas de una comunidad culturalmente diferente. El aspecto fantástico del profesor Bashir se interpreta a través de su enorme capacidad de resiliencia ante una sarta de docentes, administrativos y familias que han perdido las esperanzas en los jóvenes del Boxdale Boys High; no obstante, esta historia no se trata de Bashir como el único héroe capaz de generar una transformación profunda en una comunidad escéptica, se trata más bien de un héroe que nos ofrece las oportunidades adecuadas para presenciar las hazañas heroicas de otros tantos jóvenes renegados.

Bashir sitúa el estándar demasiado alto para enjuiciar a todos los individuos que ejercen la práctica educativa, pues no sólo se enfrenta a decenas de estudiantes indiferentes, sino a la concepción colectiva sobre las capacidades de estos jóvenes; es a través de la participación de toda la comunidad escolar (incluyendo a los agentes foráneos de la institución) que puede suceder una verdadera modificación de los valores escolares. Esta tarea resulta más compleja de materializar debido a tensiones constantes entre las actitudes tradicionalistas de los adultos y las tendencias humanistas que Bashir pregona. Cabe destacar que las intervenciones del profesor Bashir parten desde sus principios individuales, mismos que le permiten tratar apropiadamente a los jóvenes en Boxdale.

Este trato respetuoso ante jóvenes que han escuchado durante toda su vida que son unos parásitos de la sociedad resulta empático y compasivo, permitiendo que los muchachos hagan modificaciones en su conducta por mera voluntad, mostrándose orgullosos de estas actitudes mientras se les percibe cómodos al haber tomado tales decisiones. Por supuesto, Bashir tuvo que realizar múltiples ejercicios personales y sociales para esclarecer las actitudes más efectivas ante la comunidad escolar. El trato que Bashir ofrece a los muchachos resulta ser el mismo ante los adultos alrededor de la escuela, las únicas peculiaridades distintas entre uno y otro son las reprimendas ante las actitudes hostiles que ejercen los adultos, ya que se está tratando con adultos y la tolerancia y la comprensión son actitudes propias de personas maduras, o al menos son actitudes que los adultos deberían manifestar, a diferencia de los jóvenes.

Bashir apuesta a la grandeza oculta de los muchachos en Boxdale y a través de las oportunidades que le ofrece a estos jóvenes, el proceso de aprendizaje se muestra desde una de las manifestaciones más puras y humildes posibles, pues se nos muestran múltiples lecciones de crecimiento individual en cada uno de los estudiantes en los que volvemos a recuperar nuestras esperanzas. Bashir confía plenamente en que sus estudiantes pueden enriquecer sus distintos conocimientos, únicamente cuando se tiene en tal estima el privilegio de la educación es posible instruir a los escépticos acerca de las grandezas de los héroes comunes.

Escrito por Redacción Linotipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s