Por Farina Rodríguez

Coffee with some aliens: el regalo universal en Arrival

¡Qué todos se enteren!, las películas de Denis Villeneuve deberían quedarse más tiempo en taquilla porque igual se nos quedarán a perpetuidad después de haberlas visto. A Villeneuve se le reconoce por su manera de animar a sus protagonistas confundidos y desesperados a continuar pese a todo, mientras nosotros los espectadores nos preguntamos cómo se las ingenió para tensar el clímax de una situación, aparentemente, intrascendente. Denis Villeneuve es un director canadiense de cintas como Prisoners (2013), Enemy (2013), Sicario (2015) y su producción más reciente Blade Runner 2049 (2017).

No son muchas, pero Villeneuve cuenta con algunas adaptaciones cinematográficas basadas en obras literarias, como Arrival (2016), una película que se realizó a partir de la novela corta de ciencia ficción Story of Your Life escrita por Ted Chiang y publicada en noviembre de 1988. Arrival retrata la historia de la llegada de doce naves espaciales a la Tierra, Louise Banks (Amy Adams) es una lingüista contratada por el gobierno de los Estados Unidos para interpretar el lenguaje hablado por los aliens. Los principios de Louise la llevarán a optar por una conversación en lugar del monólogo tradicional que los jefes militares sitúan sobre sus hombros.

Además de una trama sólida y la presencia de giros inesperados, la gran hazaña deimage Arrival radica en la presentación de una narrativa que otorga seguridad a la audiencia, un acto que no menosprecia la inteligencia de los espectadores y resulta refrescante ante la epidemia que embriaga a las pantallas de secuelas y películas de superhéroes –una disculpa, disfruto tanto como todos ver a Heath Ledger partiéndole la cabeza a ese matón con un truco de magia−. Villeneuve desarrolla su obra de manera que resuena con la audiencia mediante la presentación de eventos cíclicos, una técnica que refleja la tesis plasmada en el contenido de la película a diferencia de otras tantas cintas que apelan a los efectos especiales para reiterarnos que: “sí mamá, estamos viendo una película de ciencia ficción”. Villeneuve utiliza los recursos de Hollywood que ya conocemos pero lo hace para evidenciar algunos de los fenómenos sociales más antiguos que distinguen a la historia de la especie humana: las múltiples interpretaciones que todo lenguaje al traducirlo, tiene para ofrecer.

imagePor otra parte, Arrival destaca tanto por la minuciosidad de los detalles cinematográficos como por la presencia de una narrativa que protege las motivaciones y psicología de los personajes: Louise Banks, nuestra protagonista, es una lingüista que lidera una vida solitaria y pacífica, si durante su introducción la percibimos a través del duelo… –clara intención del director– también podemos decir que posee un carácter empático que se aferra desde el minuto en que se desarma completamente ante otra especie hasta sus últimos momentos en pantalla donde se le otorga una oportunidad más donde ejercer su libre albedrío.

Adams encarna su personaje de una manera tan sutil y conmovedora que en palabras de Tucker (2017), “Arrival examina la humanidad a través de las motivaciones de la protagonista y los antagonistas. El conocimiento de Louise en lingüística le ha enseñado la importancia de la paciencia, la confianza y la comunicación”FOOTNOTE: Footnote. El viaje de la protagonista se cierne como un elemento esencial en la comprensión de una trama que todavía no podemos descifrar hasta bien entrada la hora y media, pero esto no quiere decir que una sola persona con cualidades específicas sea más importante que las otras para evitar el bombardeo de una nave espacial en China, las virtudes de Louise cobran relevancia en función de las otras tantas particularidades que el otro aporta a la mesa, necesitamos de Louise y de algo que sólo ella puede ofrecer, sin menospreciar las aportaciones de los agentes de otras disciplinas. Louise se manifiesta mediante una curiosidad que roza la rigurosidad de la investigación hasta inspirarnos a descubrir las maravillas que el universo se reserva, maravillas que se nos revelan a través del descubrimiento del lenguaje ajeno, el lenguaje del otro.

La otra aseveración que Villeneuve plantea, se reduce a la lengua como un vehículo de transformación profunda; las distintas capacidades para crear lenguaje son obsequios conferidos a todas las creaciones de vida y su importancia radica en que merecen ser comprendidas para dar lugar a múltiples respuestas generadoras de un diálogo infinito. imageLa verdadera relevancia oculta en la gran diversidad de nuestro lenguaje, entendido como todas las manifestaciones de expresión, yace en un propósito mucho más grande que las intenciones implícitas de nuestro mensaje, estamos ante un mensaje que merece ser recibido y comprendido, información que demanda una respuesta porque la trascendencia de nuestro mensaje radica en que el otro pueda entenderla, es así como se establecen formalmente todas las lenguas en el mundo: cuando la comunidad puede utilizarlas para continuar con este proceso de descubrimiento que se desprende del regalo tan noble que resulta ser la facultad del lenguaje.

Arrival es una oda a las buenas películas, sí, pero también es una película acerca de nosotros, de la raza humana y hasta de un futuro previamente determinado en el que no se puede intervenir en gran medida, pero la propuesta persiste: no se nos está reservado mantener una pasividad que desde un principio resulta tan foránea para el carácter humano; eso sí, la voluntad de enfrentarse a lo impredecible debe ser todo un reto, y nunca hemos sido cobardes.

Adjunto una serie de recomendaciones sobre algunas de las películas del autor: Prisoners (2013) retrata el viaje personal de dos familias que lidian con la desaparición de dos niñas pequeñas; será a través de esta pérdida que se evidenciará la moralidad gris que nos resulta tan reconfortante, una ambigüedad presente en los personajes más reales que podemos reconocer: la gente ordinaria. Por otra parte, Enemy (2013) trata acerca de Adam (Jake Gyllenhaal), un día, al rentar una película, descubre a un actor que es idéntico a él, es así como inicia una búsqueda para encontrarlo. Basado en la novela de José Saramago, El hombre duplicado (2002), Enemy evidenciará el eterno debate entre la realidad y las ilusiones del individuo a través de la cordura del protagonista.

A manera de cierre, hago una mención acerca de la presencia de la experimentación en el ámbito cinematográfico, precisando un poco más, la manera en que hacemos y percibimos la ciencia ficción. Under the Skin (2013) del director inglés Jonathan Glazer. Under the Skin, de manera semejante a Arrival, nos habla acerca de cómo se siente ser nosotros y lo peligroso que puede ser dejarnos alcanzar por ese determinismo reservado para el individuo consciente: el descubrimiento de la identidad propia.

 

Farina Rodríguez, Estudia la carrera de Docencia en Lengua y Literatura en la Universidad Autónoma de Baja California. El día que nació, su abuelo llamó a una estación de radio para felicitarlas a ella y a su madre. Le gustan los perros y escribir con pluma fuente.

farina.rodriguez@uabc.edu.mx

Escrito por Redacción Linotipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s