Por Rocío Hernández

 

Amargo

Ven y,
bebe recio de mi color,
déjame vacía
hasta que quede un fondo gris.

 

Bebe de mi contenido
hasta que sacies tu sed.
Bébeme ahora,
deja el rastro de tu piel.

 

Bébeme de un solo trago,
embriágate de mí.
Déjame vacía,

déjame,

déjate,

déjanos,

déjala.

Déjame en tu garganta,

dejémonos

hasta que duela o dejes de doler,

se a mí.

 

 


A Rocío no se le va el avión, se le va el aeropuerto entero. Estudia Lengua y literatura de Hispanoamérica en Tijuana.

Datos de contacto:
hernandez.rocio@uabc.edu.mx

 

 

Escrito por Redacción Linotipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s