Las Bardas que no fluyen
Entrevista con César Vázquez

“Vivimos en la frontera y no hablar de la frontera sería negar la realidad”

La trayectoria artística de César Vázquez, demuestra que en Tijuana, se instaló la vanguardia en México. Cesar, pertenece a una generación de artistas de Tijuana egresados y formados en las escuelas de arte de la ciudad que con una reinterpretación de la ciudad, pueden mover paradigmas. Es por eso que en Linotipia, queremos dar espacio a los artistas que demuestran algo innovador en el arte contemporáneo.

Julio Alvarez: Estamos en la Galería Espiral, ubicada en el Pasaje Revolución a punto de iniciar una charla con César Vázquez, quien tiene una trayectoria bastante interesante y nosotros ahora que tratamos el tema de Tijuana, creímos pertinente que César debía ser portada de este mes. Entonces qué te parece César si hablamos primero de cómo inicias y cuáles son tus principales temas. Ya después damos una segunda parte para hablar de los materiales que utilizas que es muy característico de tu obra por la calidez que le das al grafito. Dime una cosa, tú cómo le haces, porque en tu obra el papel parece error, ficcionas eso y le das otra dimensión, dejándole una comunicación al “Volador”. Entonces qué surge primero, el corte y luego el volador o viceversa.

César Vázquez: Una de las cosas que me ha llamado la atención del arte, desde el principio, ha sido el dibujo. Vengo de una escuela de dibujo tradicional, entonces a partir de ahí me cuestiono cómo hacer un dibujo tradicional, figurativo, realista, pero darle como una un toque fresco actual y así es como inicia una de mis primeras series, “Los voladores”, la cual he trabajado ya por varios años, 6, 7 años probablemente. El tema principal de esa serie es el “Movimiento y la libertad”. Y también es como utilizo básicamente puro grafito y papel, en los cuales genero dibujos escultóricos, en donde corto el papel y lo súper pongo en varias capas y esa como técnica que surgió por accidente. Un día un papel se me cayó en el estudio y un dibujo se arruinó, entonces creí que se había arruinado totalmente, sin embargo a los minutos después veo que probablemente ese accidente me va a llevar a utilizar este error dentro de mi obra, y así es cómo nace mi serie de dibujos escultóricos, en los cuales el movimiento de los personajes que dibujo sobre grafito van dejando un trazo y un trayecto a través de los cortes que hacen con su movimiento en este espacio en blanco que utilizo.

Contestando a tu otra pregunta, creo que primero el corte, porque inició con un accidente, entonces quería saber cómo utilizar un corte dentro del papel. Primero inicio con la idea del sonido, que eran personajes que gritaban o hablaban detrás de un megáfono y el sonido estaba representado por este corte en el papel y después fue representado por el movimiento de sus personajes. Entonces creo que primero fue el corte y después el personaje.

JA: Estos personajes son característicos. Algunos yo los siento como que están flotando, pero por ejemplo, el que le dio la portada a este mes de linotipia, ese es bien característico porque es uno de los pocos que no parece caer, sino, flotar. Ahí te quiero preguntar, ¿los voladores qué son? ¿Son caída libre o algunos si flotan?

CV: Yo creo son todos, porque unos pueden ir cayendo, otros pueden ir subiendo, flotando o simplemente suspendidos en el aire. Me gusta esta idea de la caída, porque puede ser muy violenta o una caída que puede ser controlada. Esto le deja la interpretación abierta a cualquier persona que sepa identificar de acuerdo a su ser. Tengo unos dibujos que son pocos, los cuales son personas cayendo sin control, son muy pocos, pero existen también. Aquí ya se ve más esa idea del dejarse caer sin ningún control.

JA: ¿Cómo se relaciona contigo eso voladores? ¿Tienen qué ver con algún sentimiento, al momento de crearlos?

CV: Yo siempre le he tenido miedo a las alturas, probablemente eso tiene algo que ver, y básicamente es una búsqueda interna porque es tan buscando algo encontrando o simplemente están en una búsqueda eterna la búsqueda, porque los personajes también parecieran que están buscando algo. Quizá lo están encontrando o quizá no. Simplemente están en una búsqueda interna. Se puede interpretar de muchas maneras, pero creo que básicamente es la búsqueda de algo que tiene que ver con lo que somos.

JA: ¿Siempre es uno solo? O ¿Por qué no se acompañan los voladores?

CV: Hay piezas en las que hay dos o incluso hasta más. Hay una en la que dibujo dos personajes, que es el mismo personaje y están en espiral, pero pareciera que en un momento estuvieron juntos y después se separaron o viceversa. Y es como también encontrarse o alejarse de uno mismo, encontrar diferentes formas de ser. Es una obra muy introspectiva.

JA: ¿Los colores también tienen qué ver con esa introspección?

CV: Sí creo que sí. Mi obra es muy minimal, yo crecí en una colonia muy caótica donde sobraban muchas cosas; mucha violencia, desorden y bastante sucio. Entonces yo pienso que busco la limpieza porque quizás represento esa ausencia de orden en la que crecí…

JA: Regresemos al 2018, a este espacio, la Galeria Espiral donde está ahorita colocada tu más reciente exposición. ¿Cuánto tiempo te tardaste en crear todo lo que está expuesto?

CV:Esta obra salió en un periodo intermitente…aproximadamente tres meses, pero fue evolucionando en el proceso. Comenzó con una idea y después se cambió a otra.

JA: En esta expo te alejas de tu trabajo anterior para dialogar con lo que todos en Tijuana vemos casi a diario; las bardas, las separaciones, las ausencias continuas, es decir, una realidad de este lado y otra realidad de aquel lado que separa de lo continuo. ¿Tu obra tiene que ver con esa búsqueda de Tijuana, de este aparente desorden que es Tijuana?.

Cuando dices que como tú creciste en esta parte de la ciudad en donde todo era muy caótico y luego viene una obra bien introspectiva como de mucha tranquilidad que refleja un equilibrio. Ahora viene esta obra pensada par emitir lo contrario ¿Cuéntame de dónde surge esta idea de esta obra?

CV: Hubo un momento en el cual me di cuenta de eso, de que quizá con mi obra pasada quería alejarme del caos y encontrar un equilibrio. Lo hice durante muchos años y después quería mirar hacia la ciudad y no negar el caos de Tijuana, que es evidente. Vivimos en la frontera y no hablar de la frontera sería negar la realidad. Entonces quería hablar sobre la frontera, pero de un lado más abstracto, porque ya había trabajado mucho con la idea del movimiento, entonces ahora quería empezar a trabajar con lo contrario al movimiento, que son las bardas que son estáticas, paran y no fluyen. Visualmente me llama la atención de las texturas de estas bardas los colores, porque básicamente parecen pinturas abstractas.

JA: Aquí manejas dos estilos: fotografía y grafito. Estos dibujos que tú haces son dibujos de las bardas, pero no de las bardas que están en la fotografía, sino, de otras bardas. Esta manera de trabajar el límite, esta manera de interpretar algo que nosotros vemos tan cotidianamente, ¿Cómo eso tan cotidiano se convirtió en una voz citadina y llegó a estar expuesta?

CV: Fue básicamente un cuestionamiento de cómo nos podemos relacionar con las bardas en una ciudad fronteriza, pues son hechas para cubrir un espacio, para que la gente no transgreda, Incluso, en algunas casas son utilizadas como parte del hábitat. Además, tienen esta cualidad fría que te recuerda a la división entre México y Estados Unidos. Me quise concentrar más que nada en lámina acanalada, porque quería generar dibujos escultóricos que tuvieran esta cualidad de dimensión, de profundidad y poder trabajarlo para que el papel no fuera plano, porque esa, es básicamente mi búsqueda dentro del dibujo, como esta combinación entre el dibujo y la escultura, convirtiéndolas en una pieza que se puede enmarcar o que pueda ser una instalación, por eso quise hacer una reproducción de estas bardas”.

JA: Me llama la atención los libros que tienes expuestos, estos libros objeto que están como en una parte muy central, ¿Cómo fue la idea de transportar eso que tú querías a un libro objeto?

CV: Tenía mucho tiempo queriendo trabajar con un libro objeto y los tres libros tienen que ver también con la idea del movimiento y la animación. Me gusta la animación, pero algo manual- mecánico más que algo digital, y en uno de los libros objetos utilizó la sinóptica para hacer algunas páginas en las cuales habla sobre la frontera, primero se forma una línea, luego esa línea se hace un ojo y es como un ojo vigilante y ya después pasan otras páginas y las cuales son el cerro con la barda que divide ambos países y al final es está una página en donde está la división sobre el mar, que es donde esta Playas de Tijuana. Entonces esta idea de poder borrar esta línea, porque a la vez nunca se borra y ahí está”.

JA: Consciente e inconscientemente si la borraran ahí la veríamos…el último libro me llamó mucho la atención por que tiene que ver con todo lo que está pasando ahorita. Está la posible intromisión de un muro de 12 metros, este turismo que se está haciendo a partir de la idea de ese muro y todo lo que se está generando a partir de que aquí gana un partido de oposición y empieza a haber una serie de cimientos aquí en la ciudad, por lo que tu obra me parece bien pertinente y bien emblemática en este momento. Entonces yo quiero preguntarte ¿Qué opinas de toda esta geografía y geopolítica? ¿Tiene algo que ver con tu obra? ¿Al ver tu obra generaría alguna posición política?

CV: Obviamente no me gustan los límites y más los que están impuestos. Qué mejor tener un mundo en el que no haya fronteras y así poder movernos libremente. Claro, ganó un partido de izquierda en México, entonces obviamente se opone a las políticas más conservadoras de Estados Unidos y creo que sería interesante saber qué va a pasar con esta relación entre los países y más con la idea de que se quiere hacer un muro grandísimo para dividir ambos países, a pesar de que en Tijuana tenemos dos muros, entonces no sé si quieran poner un tercero o cómo le van a hacer.

JA: Muchas veces la gente que no vive aquí en Tijuana, que no tiene mucha relación con Tijuana cree que apenas se va a poner ese muro. ¿Tú como transeúnte de la ciudad, como habitante de Tijuana, sientes que hay una presencia constante de la división de Tijuana?

CV: Sí, yo creo que sí. Viviendo en Tijuana desde muy chico te acostumbras a ver este muro. Creo que si vienes de otra parte que no es fronteriza, sí sería un impacto muy grande. Y esto es quizá lo negativo de vivir en una frontera muy grande, te acostumbras a esas divisiones tan violentas. Algo que yo siento cuando cruzo a Estados Unidos, obviamente de forma legal, me siento como culpable, porque estás pasando por una seguridad y te sientes como si tuvieras algo escondido, cuando realmente no. Entonces sí generan una especie de comunicación imponente, en la cual, te ponen en una posición muy vulnerable, pudiendo generar otro tipo de intercambio entre ambos países. Creo que el muro no es una respuesta.

JA: Sí, definitivamente el muro no es una respuesta. Para concluir esta entrevista, quiero preguntarte; A lo largo de tu exposición siempre están las bardas, pero hay dos piezas que también son centrales, que no necesariamente son bardas, pero que reflejan una intensidad de la nada, ¿Qué relación tienen estas dos piezas con el resto de tu exposición?

CV: Son las piezas de dibujo que van junto con una escultura. Esta pieza nació cuando estaba haciendo el libro objeto de la ilusión óptica, que se llama ‘Líneas’, entonces como una idea surge a partir de un trazo. Una línea puede construir un puente, puede construir una barda o puede ser el trazo de un movimiento. Son dos piezas de una escultura en donde las puntas de un lápiz generan una esfera y está acompañada de una pieza que está rayada toda la hoja. Puede significar movimiento, puede significar división y la otra es una pieza, la cual está hecha con puros borradores y la pieza del dibujo son las rayas dibujadas, pero después borradas, es la acción de las esculturas sobre las piezas, entonces estos borradores pueden borrar el movimiento de una persona, el trayecto de una persona o pueden borrar una línea divisoria. Esa es la conexión que tienen con la obra”.

JA: Te agradezco que hayas aceptado ser portada de Linotipia, pero también te agradezco que crees cosas tan interesantes y tan opuestas a muchas cosas que pasan en la ciudad.

Escrito por Julio Álvarez

Es Maestro en educación. Codirector para Nortestación Agencia de Letras A.C dedicada a promocionar, difundir y representar las literaturas locales, en el 2009 junto con Karla Martínez administran Nortestación Editorial. Es director de contenidos para Linotipia.org y docente en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UABC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s