Imágenes por Omar Pimienta

Entre la Libertad y el cruce de realidades. Entrevista con Omar Pimienta

La trayectoria de Omar Pimienta se ha caracterizado por ser multidisciplinaria e irregular, lo mismo es porque la geografía lo ha marcado; arte instalador, poeta, fotografo, cuentista, escultor, activista y aguerrido jugador de basquetbol. Esto lo dimensiona como uno de los artistas más polifacéticos de la Tijuana contemporánea.

Julio Álvarez: A principios de año, pensamos en invitar a un artista para septiembre que representara la libertad. Inmediatamente pensamos en ti para que ilustraras, dieras portada y la entrada al número porque, curiosamente, tu manera de abordar la libertad siempre es diversa. Quisiera comenzar por Axis Mundi, una de las primeras exposiciones de arte contemporáneo fuera del CECUT, una exposición que curó Margarita Dávila, donde tú en el 99 eras muy jovencito… y donde he tratado de entender, ya la distancia, en el 2018: InSite 92, la exposición Axis Mundi en el 99 y Tijuana la Tercera Nación en el 2004. Es por eso que es fundamental platicar contigo, porque tu estuviste presente. Hablemos del eje temático que aparece en tu literatura y que has estado perfeccionando sobre la libertad y lo has tomado con la dimensión del concepto del significado y significante. Lo has explotado a partir de la cosa más simple hasta lo más complejo; de una primera imagen de la libertad a la ausencia de ella. Recordé tu pieza de Axis Mundi. Una mesa para comer cuyas patas se enterraban como raíces en la Tierra, sin duda esa pieza significó el arraigo a la tierra que a ti te vio nacer, la Tijuana de todos los que exponían en esa ocasión arraigados y recién llegados también. A partir de esa pieza, veo un cambio de discurso que será importante en los años 2000 para todos los artistas… La libertad: este concepto… ¿Cómo define tu proceso creativo?

Omar Pimienta: En los noventa, esta en boga tratar de analizar la ciudad, los que son mis maestros desde su trabajo de análisis, es mi hermano Marcos Ramírez, “Erre”, Tania Candiani, Alejandro Zacarías y Julio Orozco. y por el lado de la escritura, Amaranta Caballero, Heriberto Yépez, Juan Carlos Reina y Mariana Martínez. Ellos  alimentaban mi curiosidad por la ciudad, estaban atentos a Tijuana. pero sabía que lo que estaba trabajando era diferente, porque tenía un pie en San Diego y eso fue, ahora que lo veo en retrospectiva, mi aporte. Reduje la ciudad a mi barrio, porque no podía generalizar, pero podía hablar de mi colonia y de cierta forma hacer que mi colonia hablara por la ciudad. La Colonia Libertad fue la excusa para lograr un acercamiento a Tijuana porque lleva un nombre metafórico e irónico porque esta pegado al muro e investigando el origen, me di cuenta que los que fundaron la colonia, los que lucharon por terrenos que muchos de ellos habían estado en la revolución mexicana, para ellos, los que no quisieron brincar al otro lado, la sensación de que ese espacio era libre. Cuando comencé a trabajar el concepto en los años 90-2000, esto, fue irónico.  Siempre la encontrarán en mi obra y en casi todo lo que hago. Ese es mi campo de análisis; buscar la libertad y encontrarla. Una búsqueda de entender el espacio especifico donde crecí y viví muchos años.

null

JA:  El libro “Libertad, ciudad de paso”, es un libro donde dejas claro que Tijuana no es una ciudad de paso luego haces esta intervención de pasaportes, ambas cosas tienen un campo semántico paralelo ¿Cómo surge esa idea? ¿Primero el libro o la intervención?

OP: Comienzo a escribir el libro por una ponencia que dio Carlos Monsivais sobre las ciudades de paso en el Cecut eso me impactó, recuerdo que me tronó, porque descubrí que había una lectura de Tijuana bien especifica, muy de fuera. Comencé a construir la idea a partir de eso, así me di cuenta que Tijuana es un lugar bien especifico en el mundo donde el  hipercosumo estaba comenzando a visibilizarse en la vida diaria de Tijuana.  Entonces, desde ese primera investigación me cuestioné mi condición como tijuanense, desde chico me inculcaron la idea de que me tenia que ir a un lugar mejor y creo que los primeros que llegan, cada generación, por lo menos en esa época se les inculca lo mismo. La meta era irse, cruzar y ganar dólares, entonces, me pregunté “¿Qué hace a Tijuana una ciudad de paso?” comencé a conceptualizar la relación entre la colonia Libertad con la obra gráfica como poesía y todo esto dentro de una Nación independiente que forme una ciudadanía basada en la migración, porque siempre ha sido un problema el no ser ciudadano, si no lo eres estás expuesto a la explotación. Pensar un espacio geográfico como la Colonia Libertad, que tenga que ver desde su inicio con la migración y que no necesariamente tu cuerpo tenga que vivir ahí, crear una ciudadanía con base al movimiento y  no a la existencia corporal de los individuos, así comencé sellando pasaportes a los turistas culturales que vienen a ver cómo es aquí, luego intercambié pasaportes viejos por la ciudadanía libre. La colección de pasaportes todos cuentan una historia en conjunto. todo esto, ya, cuando comencé a dar clases de arte chicano en comunity college éramos pocos los “transfronterizos”,  y ahora veo que de 40 alumnos, 10 ó 12 crecieron o viven aquí en Tijuana y también parcialmente viven allá, no digo que antes no los había, pero pienso que no lo decían por miedo. A los Dreamers les vale, tienen un statement: “Nosotros estemos aquí de forma ilegal, es repercusión de las injusticias sociales y no es nuestro problema, ARRÉGLENLO”. En los movimientos por los derechos humanos allá en San Diego… es mucho más natural que en mi generación, pero a la vez se vuelve más complicado. La generación que se divirtió en los 90 tenía un acceso a los Estados Unidos mucho más claro siendo tijuanense teniendo la clase social que tuvieran, ahora, creo que ya las personas no cruzan si no tienen algo específico que hacer, antes era cruzar solo para aprovechar la producción cultural de estados unidos. Moda, Música, Arte, etc. Ahora se cruza menos por esa razón, porque es más complicado sacar la visa y se volvió casi imposible cruzar todos los días por las terribles filas. Por eso decidí trabajar la ciudadanía libre para proponer una  interacción cultural entre  ambos países.

JA: Gracias Omar, por esta charla, fue muy rica y seguro me van a regañar porque dura mucho tendremos que editarla, pero también me servirá para un libro que estoy escribiendo entonces mejor lo guardo para ese momento.

OP: A ti, Cham, ya nadie platica, hasta eso nos quitó el neoliberalismo, sentarnos a platicar…

 

Escrito por Julio Álvarez

Es Maestro en educación. Codirector para Nortestación Agencia de Letras A.C dedicada a promocionar, difundir y representar las literaturas locales, en el 2009 junto con Karla Martínez administran Nortestación Editorial. Es director de contenidos para Linotipia.org y docente en la Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales UABC

Un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s