Mes: febrero 2020

Del miedo a las arañas

“Los dedos de un amante/son las patas velludas/abriéndose paso/de la nuca hacia el ano”.

La Guerra (que somos)

La guerra está entre nosotros, somos mercenarios que no se inmutan por quien muere en ella. Contribuimos al caos cada vez que no decimos nada, que no la nombramos.

Si tengo que elegir tres libros: Amor de gota gorda

En febrero […] hasta las librerías se decoran, Gandhi acomoda a Jane Austen, a Laura Esquivel, y a Ángeles Mastretta en las mesas de novedades.

Cine à la carte

El entretenimiento en streaming ha dejado atrás su adolescencia. Las plataformas de video on-demand lideradas por Netflix se pasaron la segunda mitad de la década anterior en generar y fidelizar bajo la bandera de la conveniencia a su público –qué lejos quedan aquellos envíos de DVD´s–, el cual se aferraba a la piratería normalizada de la primera mitad.

Precipitación

“…El cuerpo relleno de polvo/transparente,/encarna el deseo/de otra que ya fue.”

Los niños de la Guerra (de la información)

La guerra continua ha desgastado las relaciones de cooperación entre una generación y otra. La generación X ahora, somos el enemigo y los niños de la guerra aún no lo saben, pero deberían temernos.

“Relatividad” y “Gramática”

“…la luz/define las formas:/asegura la medida/del tiempo.”

La mota en la UNAM

Corría el año de 2016 cuando me aventuré a los bajos mundos de la UNAM, todavía como estudiante de periodismo decidí exponer una de las peores mafias que dañaron a la “Máxima casa de estudios”, la venta de drogas. Aún no se destapaba la cloaca del narcomenudeo, era algo que todos, dentro y fuera de CU sabíamos, pero nadie había querido exponerlo.

El enano que amaba a la mujer que hacía equilibrio en la cuerda floja

Y a él, le sangraban las manos de tanto aplauso frenético, se le rasgaba la garganta de tanto grito de asombro y se le aborrascaba la visión de tanta lágrima enamorada.

Así se conocieron

Ubicó en la terraza una pequeña jarra para que el sol la llenara. Cuando estuvo repleta la tomó y esparció en vano la luz dentro, no duró mucho, se desvaneció.