El sistema está quebrado y el patriarcado no se va a caer lo van a tumbar, está es la revolución y es feminista.

La revolución es feminista

No se ha sabido de ningún movimiento social que lograra algo de forma pacífica. Necesitaron darse a ver, mostrar a todos y todas quiénes eran; peleando, destruyendo, alzándose. Es lo que está pasando en la actualidad, es lo que está pasando en Tijuana. 

Para la celebración del Día de la Independencia de México, en Tijuana el alcalde Arturo González Cruz dio el grito desde la Plaza Cívica del Palacio Municipal. Donde, además de la ausencia de la ciudadanía, lo que llamó la atención fue la  presencia de elementos de las fuerzas municipales manteniendo resguardado el perímetro y  el puente Independencia. 

Además de haber agregado un par de “Vivas” más en su discurso:

“¡Viva el estado libre y soberano de Baja California!, ¡Viva nuestra comunidad indígena!, ¡Viva los héroes de la pandemia!, ¡Viva la paz!, ¡Viva la justicia social!, ¡Viva la transparencia!, ¡Viva la unidad de los bajacalifornianos!, ¡Viva la transformación de México!, ¡Viva Tijuana!, ¡Viva México!”

¿Qué se supone que estamos celebrando?, ¿Al pueblo unido?, ¿Un grito de victoria de guerra?.

Tomando en cuenta la cantidad de policías que había en el puente, entre el Centro Cultural Tijuana, donde se encontraban las colectivas feministas y el Palacio Municipal, no pareciera que hubiera paz, justicia social, transparencia y unidad bajacaliforniana, de la que tanto se jactaba el alcalde a un par de metros de distancia.

La indignación que parte de los tijuanenses proclama por la manera en la que se manifestaron las mujeres el pasado 15 de septiembre, refleja la doble moral a la que tanto está acostumbrado el pueblo. En busca de un grito de auxilio, el Domo IMAX ahora porta las letras y frases escritas con una tinta llena de dolor, cansancio e impotencia.  

Las mujeres, exigiendo la validación de sus derechos humanos al Estado y el alcalde, celebrando el Día de Independencia en la Plaza Cívica que tantos meses y dinero le tomó para reconstruir. Tan solo la réplica de la Campana de Dolores, exhibida en dicho lugar con el propósito de ser utilizada cada año en esta fecha, tuvo un costo aproximado de 300 mil pesos. 

Ahora el Himno nacional mexicano cobra sentido: “Y tus templos, palacios y torres/ Se derrumben con horrido estruendo/ Y sus ruinas existan diciendo: /De mil héroes la patria aquí fue”. La mañana del 16 de septiembre, el Centro Cultural Tijuana amaneció exigiendo lo que siempre debimos ser: vivas, libres y soberanas. 

Este día tuvo más visitantes curiosos en unas horas por las pintas, que en meses por exposiciones de arte. Reclaman la fachada de un lugar que ni siquiera visitan. Les duele más unas marcas de pintura en vez de la ausencia de muchas de nosotras. Les duele leer palabras que atacan a quienes nos gobiernan en vez de los encabezados de “Se busca”.

Pero no importa cuánto dolor les causen las pintas, más dolor se siente con la ausencia de una abuela, madre, hermana, hija, amiga o conocida, porque ese dolor sí es real, eran personas, eran mujeres que nos arrebataron, a las que ya no vamos a poder ver nunca más. 

Danna Marian Reyes, fue golpeada, acuchillada y luego calcinada en un terreno baldío durante la tarde del 22 de agosto en Mexicali, Baja California. Tenía solo 16 años de edad.

Fotos: Jacqueline Hernández

Genebit Livier tenía 20 años, cuando hace un mes apareció sin vida, con un calcetín en la boca en el interior de la cajuela de su carro, el cual fue abandonado afuera de la cochera de una casa en la capital de BC. 

El pasado junio, una niña de 5 años fue abusada, golpeada y asesinada por su padrastro, en la ciudad de Tijuana, Patricia Elizabeth cumpliría 6 años el próximo 30 de septiembre. 

Estos son sólo 3 de los 24 feminicidios que, según la Fiscalía General de Justicia del Estado, se tiene registro en lo que va del 2020. 

En México nos matan, ¿Qué celebras?, esa es la pregunta del millón, por qué se festeja la independencia de un país supuestamente democrático, donde las mujeres no pueden salir sin miedo a la calle, donde la muerte de la víctima se justifica por sus tatuajes o por cómo vestía. 

El sistema está quebrado y el patriarcado no se va a caer lo van a tumbar, está es la revolución y es feminista. 

Escrito por Redacción Linotipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s