De Este a Oeste, un recorrido en imagen por las calles tijuanenses

Por: Uriel Carrillo

Si fuera necesario definir la fotografía de calle, la respuesta corta sería que consiste en capturar imágenes en el espacio público, sin influir en el aspecto de los personajes y los objetos más allá de las decisiones técnicas y de composición. Sin embargo, no es del todo necesario encasillar o entrar en reduccionismos. 

Hacer fotografía de calle resulta como una acción intuitiva. La fluidez de los espacios urbanos no permite al fotógrafo estructurar de manera mecánica la construcción de la imagen. Y es a partir de la intuición que el fotógrafo se podrá desenvolver en estos. 

La fotografía de calle se produce a partir de la cotidianidad de los espacios. Tijuana con su amorfa organización, multiculturalidad, las constantes transformaciones y resistencias que viven sus espacios, da pie a encontrar, a través de la fotografía, singularidades que podrían reflejar un cierto ser. 

Antes de hablar de la estética de la imagen, la composición o el equipo para realizar fotografía de calle. Es importante aclarar que nada de lo anterior mencionado define que es o que no es la fotografía de calle. Esta corriente fotográfica puede afirmarse y a su vez contradecirse. Para hablar de ella sería más adecuado ubicar que NO es, antes de lo que es. 

La fotografía de calle no tiene un manual de pasos a seguir (y si existe, para el fotógrafo resulta más como puntos a tomar en cuenta), no es un proceso lineal, no hay una forma correcta o incorrecta de hacer fotografía. 

Sin embargo, existen puntos de referencia que podrían ayudar a crear un estilo, tales como fotógrafos, textos, arte, películas, otras corrientes de la fotografía, y la lista sigue. Al hablar de esta fotografía me gustaría hacer una relación que aunque aparenta no existir me parece que está de manera muy explícita. 

Tijuana resulta ubicarse en un lugar en el que, al igual que la fotografía de calle, es más sencillo proponer que no es antes de lo que es. Existen ya distintas concepciones sobre cómo podríamos denominar a Tijuana; laboratorio de la posmodernidad muy a lo Canclini, espacio de intercambios, espacio de conflictos; pareciera ser que la ciudad pide a gritos ser definida. 

Si bien los teóricos o estudiosos han dado en su momento una concepción acertada de la Tijuana, pareciera que la misma ciudad con el tiempo rechazar estas concepciones por sus constantes transformaciones en torno a la organización de la misma, el flujo de personas migrantes que van y vienen por su condición fronteriza, el intercambio cultural constante y un sin fin de fenómenos sociales que ocurren dentro de Tijuana.

Es interesante pensar ahora en que ocurre con la fotografía de calle que es realizada en  esta ciudad, ¿se reafirma alguna concepción de la ciudad en dichas fotografías?, podría ser, aunque también puede fragmentar más dicha concepción, al separar o ubicar espacios que podrían cambiar la perspectiva o concepción de una Tijuana. Así como existen tipos de fotografía de calle, existen también tipos de Tijuana.

.

Juan Uriel Carrillo Martínez, nací en Tijuana, Baja California el 26 de febrero de 1997. actualmente soy estudiante en la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Autónoma de Baja California. Mi perfil está orientado en el quehacer de la fotografía documental, periodística y de calle, aunque también me he orientado hacia la investigación y en la creación de textos en torno a los estudios fronterizos.

Instagram: @noquieroquemetomenfotos

Escrito por Redacción Linotipia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s