Todas las entradas por Redacción Linotipia

Maldita homofobia. Comentarios en reversa

Es muy injusto -cuando el acoso se vuelve el lugar común- que todo gire a cómo le hace uno para pasar desapercibido y evitar la violencia: modular la forma de caminar, andar más rápido, ocultar el timbre agudo de la voz.

Del miedo a las arañas

“Los dedos de un amante/son las patas velludas/abriéndose paso/de la nuca hacia el ano”.

Precipitación

“…El cuerpo relleno de polvo/transparente,/encarna el deseo/de otra que ya fue.”

“Relatividad” y “Gramática”

“…la luz/define las formas:/asegura la medida/del tiempo.”

El enano que amaba a la mujer que hacía equilibrio en la cuerda floja

Y a él, le sangraban las manos de tanto aplauso frenético, se le rasgaba la garganta de tanto grito de asombro y se le aborrascaba la visión de tanta lágrima enamorada.

Así se conocieron

Ubicó en la terraza una pequeña jarra para que el sol la llenara. Cuando estuvo repleta la tomó y esparció en vano la luz dentro, no duró mucho, se desvaneció.

Convocatoria abierta: Libraria

Linotipia invita a participar en nuestra segunda convocatoria abierta para formar parte de nuestra sección literaria en la primera mitad del año 2020.

Las muertas narran VII: Advertencia continua

Si hubieras puesto un poco más de atención hubieras podido notar que ese hombre te estaba siguiendo, pero eso no pasó.

Las muertas narran VI: Un cuento sin hadas

“La reina salió de su morada, decidida a encontrar a su hija. Dejó atrás el trono y puso al reino entero a unirse a la búsqueda. Algunos iban de pueblo en pueblo con los anuncios en mano tocando puertas y preguntando si habían visto a una joven de 16 años, de cabello color castaño, estatura de 1.57 m y que cuando se le vio por última vez traía puesto un vestido color celeste”.

Las muertas narran V: Las once mil vírgenes

“Una vez me bajé del taxi me di cuenta de que estaba oscuro y no había nadie. Me enfoqué en seguir caminando deprisa. En un momento, sentí un escalofrío y me abracé a mí misma, volteé hacia atrás y me di cuenta de que no muy lejos de mí había un hombre caminando”.