Categoría: Libraria

Dos crímenes de Jorge Ibargüengoitia: La importancia de retratar al mexicano.

Destacan la crítica social, el humor negro, el contexto histórico, social y político que se manejan y de manera certera retratan, como siempre lo hace el autor, la realidad más cruda de una sociedad

El chico Santander

Me llamó el amor de mi vida. Era un operador telefónico del banco Santander.

Un viejo mar

Largas líneas que juraban la eternidad de los dos después de la muerte y una casa repleta de hijos y comida en la mesa.

¿Cómo me enteré?

“…había conocido a Parra desde los ojos de otras personas, en diferentes revistas, documentales, artículos de análisis; la única intimidad real la habíamos tenido en los libros, a través de sus versos, merecía mi propio duelo y mi propia forma de lídearlo.”

Todo lo que duele

Ahora,
todo lo que duele tiene nombre:
achaques de la edad, dolor post-marital,
dolor pre-marital,
cansancio de trabajo.

¿Por qué no?

Las cosas zumban pero no hay abejas, el piso y su tierra son un mar que no se reconoce a sí mismo, y Rosario, bueno, ella no recuerda cómo mover sus manos, cómo empujar el suelo, cómo ser un bípedo que se viste de blanco.

El Evangelio según San Judas

Habiéndole sacrificado, convirtió su fe en Chuy. Desde antes planeaba dejar el críco, y pronto decidió también abandonar el cigarro. Rasuró su abultada barba, olvidó las jeringas y se volvió pastor.

Álvaro

Y todos se conjugaron en copretérito alrededor de chillantes trompetas, motas de colores, y pedacitos de luz que se amontonaban en el suelo. Todos se llenaban el cuerpo de alcohol, de comida, de ridículos trajes, de falsos discursos.

Semilla

De la semilla
que fue plantada
bajo mi lengua
ha florecido
cianuro.

Fatal desliz

El jamón, los aguacates, el pollo, ¿Te falta algo? No. A ver ¿Por qué te enojas chiquita?… Te estoy hablando.