Categoría: Minificción

Tres Marías

Me espera regaño. Fue clara cuando dijo que era sólo trabajo, que hoy no, pero podríamos volver. Decidí no escucharle. Grata la sensación: hundirme en el mar y soplar desde abajo con la cabeza hendida…

Nacidas del arroz

Están en busca de prendas viejas, documentos de valor y de amores corroídos.

Templo

Tanto abatí el latir para que no se me negara la gracia. Quise entrar al reino santificado, sentarme ante los pies de mi maestro intangible. Sólo conseguí proclamar un rechazo ante mi imagen.

El chico Santander

Me llamó el amor de mi vida. Era un operador telefónico del banco Santander.

Un viejo mar

Largas líneas que juraban la eternidad de los dos después de la muerte y una casa repleta de hijos y comida en la mesa.

El Evangelio según San Judas

Habiéndole sacrificado, convirtió su fe en Chuy. Desde antes planeaba dejar el críco, y pronto decidió también abandonar el cigarro. Rasuró su abultada barba, olvidó las jeringas y se volvió pastor.

Fatal desliz

El jamón, los aguacates, el pollo, ¿Te falta algo? No. A ver ¿Por qué te enojas chiquita?… Te estoy hablando.