¿Cómo me enteré?

“…había conocido a Parra desde los ojos de otras personas, en diferentes revistas, documentales, artículos de análisis; la única intimidad real la habíamos tenido en los libros, a través de sus versos, merecía mi propio duelo y mi propia forma de lídearlo.”

De las venas a la letra

“Pienso, luego existo” es la célebre fórmula cartesiana que atraviesa todo el pensamiento de nuestro tiempo.

La democratización de la violencia alcanzó a Dios

Desgraciadamente en esta primera colaboración, no puedo dejar de lado la situación que colapsa a México: La violencia. Este cáncer que ha ido consumiendo hectárea por hectárea el suelo nacional a niveles en los que no se respeta ni a la Iglesia.

Todo lo que duele

Ahora,
todo lo que duele tiene nombre:
achaques de la edad, dolor post-marital,
dolor pre-marital,
cansancio de trabajo.

Lección de geometría

Las palabras son un fenómeno curioso. Hay quienes no las conocen, pero siempre están hablando. También quien sí las conoce y habla, pero no se hace escuchar. Algunos solo gritan para adentro y otros menos prefieren escucharlas.

¿Por qué no?

Las cosas zumban pero no hay abejas, el piso y su tierra son un mar que no se reconoce a sí mismo, y Rosario, bueno, ella no recuerda cómo mover sus manos, cómo empujar el suelo, cómo ser un bípedo que se viste de blanco.

Violentae ergo mal

La violencia, a pesar de su uso popular, se posiciona en un campo minado metalingüístico. Resulta complicado o conveniente «según sea el caso» la versatilidad que posee la violencia en cuanto a su amplitud de elementos.